La contaminación acústica en el mar

Hemos escuchado hablar mucho de la contaminación acústica y la repercusión que tiene en la salud de las personas y a los animales pero, ¿has pensado alguna vez que esa contaminación también llega a las especies subacuáticas?

El ruido, según la RAE, es un sonido inarticulado, por lo general desagradable». El ruido provoca contaminación acústica. Esta contaminación, por encima de la superficie del mar está legislada y las personas estamos bastante concienciadas de cómo nos afecta a nosotros y a los animales. Sin embargo, muchas veces se nos olvidan las especies que viven debajo de esa superficie del mar. Hemos hablado con Esteban Morelle Hungría, Doctor en Derecho Penal y Criminología, con el que analizamos los problemas de contaminación acústica que afectan al medio marino en nuestro último podcast de ICUES.

¿Qué es el ruido sumbarino?

El mar esta lleno de ruidos y entre ellos podemos diferenciar dos: el natural, que emiten las especies que allí habitan y el que emana del propio medio marino. El otro tipo de ruido es el que se deriva de la actividad de los humanos, el llamado ruido antrópico. Este es un elemento de contaminación y puede alterar las condiciones naturales de distintas especies y ecosistemas.

Contaminación acústica en el mar. Fuente: Twitter AMHMAR

Cada uno de estos ruidos tiene sus propias características y pueden afectar a distintas especies, ya que las frencuencias con las que se emite varían. Esteban Morelle ha estudiado los efectos en los animales de lo más alto de la cadena alimenticia. Esta muestra se puede tomar como ejemplo de lo que sucede con el resto del ecosistema. «Estudiando los efectos de los ruidos antrópicos, podemos proponer leyes que regulen este tipo de sonidos», nos cuenta Morelle.

Normativa reguladora

«Si realizamos un análisis de la metodología de la normativa estatal y los ciertos elementos sancionadores que han sido aplicados por administraciones públicas, no se ha sancionado nunguna conducta por contaminación acústica en el mar«, afirma Morelle. Esto viene derivado del sesgo antropocéntrico, porque solo se han penalizado contaminación acústica que han afectado directamente a alguna persona.

Sin embargo, existen investigaciones científicas que revelan el impacto directo que el ruido tiene en algunas especies de vertebrados y que sufren sus repercusiones. Esto nos sirve para desarrollar herraminetas eficaces que lo regulen.

Actualmente, uno de los instrumentos legislativos marcados por la normativa europea y que también ha sido adaptado por la legislación española son las ‘Estrategias Marinas‘ desarrolladas en 2020. En ellas se establecen diferentes tipos de contaminación antendiendo a las características de cada una de ellas.

¿Quién denuncia esto?

A nivel de competencias, el medio marino es muy complejo. Cada litoral tiene diferentes adminisitraciones. Como no hay un marco regulatorio definido sobre la contaminación acústica en el mar, esto no sucede así.

Algunos ordenamientos jurídicos ya han implementado unos valores límites acústicos a partir de los cuales determinadas actividades se puede llegar a prohibir, sobre todo en áreas marinas protegidas.

Nuesto inivtado a ICUES

Esteban Morelle Hungría es Profesor ayudante en la Universitat Jaume I y Doctor en Derecho Penal y Criminología. Su principal línea de investigación ha versado sobre el daño ambiental y la protección de la biodiversidad, en especial sobre el medio marino. Esteban Morelle destaca la dificultad de legislar y establecer penas que castiguen a quien origine contaminación acústica marina porque ni siquiera se han establecido límites para los ruidos que afectan a la flora y la fauna subacuáticas. Por este motivo, tampoco se pueden regular con exactitud actividades muy perjudiciales por el ruido que provocan, como el tráfico de motos acuáticas.