Boya ARGO España

El CORI recibe el perfilador más longevo del proyecto ARGO España

Entrega al CORI del perfilador ARGO por parte de la Armada

Lanzado en 2017 por la ICTS SOCIB este perfilador a la deriva ha conseguido batir el récord histórico de tiempo operando en el mar Mediterráneo de perfiladores desplegadas por la red ARGO España. Este instrumento ha permanecido 5 años y 5 meses, realizando 397 perfiles de salinidad y temperatura hasta 2000 metros de profundidad.

Esta misión ideada por CORI y llevada a cabo por la ICTS SOCIB, IEO-CSIC y la Armada Española, ha consistido en la recuperación de uno de estos perfiladores mediante lo que se conoce como barcos de oportunidad. El coste económico y medioambiental de fletar un barco solo para recuperar uno de estos instrumentos es altísimo. Se propuso usar un barco de la Armada que navegara en las proximidades del perfilador para realizar su recuperación, siendo finalmente el patrullero Infanta Elena el que llevó a cabo esta tarea. Gracias a la pericia de la tripulación, la información oceanográfica facilitada en tiempo real desde la ICTS SOCIB y el apoyo del IEO-CSIC hicieron posible su recuperación en la zona del mar de Alborán y entrega al CORI en Cartagena.

Este proyecto ha sido pionero por la participación de la Armada en las tareas de recuperación de un perfilador ARGO y en la donación del mismo a una institución de investigación sin ánimo de lucro como CORI. El instrumento recibido permitirá afrontar nuevos proyectos, tales como trabajos de investigación sobre reutilización de los sensores equipados, exposición en museos o utilizarla en las diversas charlas divulgativas que CORI lleva a cabo a lo largo del año.

¿Qué es el proyecto ARGO?

ARGO es un programa internacional formado por más de 26 países y que empezó a principios de los 2000 con el objetivo de obtener una monitorización continua del océano. Hoy en día esto es posible gracias a las aproximadamente 4000 boyas oceanográficas en activo a nivel global. Esto nos permite conocer la variabilidad en el océano de parámetros como la salinidad y la temperatura hasta 2000 m de profundidad.

Los perfiladores ARGO se encuentran a la deriva desplazándose en función de las corrientes. Son dispositivos de aproximadamente dos metros de altura que, a través de cambios en su flotabilidad, descienden hasta los 1000 metros de profundidad, donde derivan durante algo más de una semana, para finalmente sumergirse hasta los 2000 metros de profundidad. Una vez alcanzada dicha profundidad, ascienden hasta la superficie, donde envían los datos por satélite antes de realizar una nueva inmersión. Este ciclo se repite de forma perpetua hasta el agotamiento de sus baterías. No obstante, antes de que la boya cese su actividad de forma definitiva, proyectos como el realizado actualmente, permiten ofrecerle una segunda vida a través de diferentes iniciativas.